¿Cuándo hay que ir a una terapia de pareja?

La relación de pareja tiene como principal característica el vínculo sentimental, partiendo de la idea de que ese sentir es el que permite que dos personas convivan, compartan intereses y se mantengan unidas a lo largo del tiempo. Sin embargo, ninguna pareja por más amor que sientan el uno por el otro, escapa de los conflictos que toda convivencia estrecha genera y que en algún momento necesiten acudir a un Terapia de Parejas. En este articulo despejaremos la interrogante de ¿Cuándo hay que ir a una terapia de pareja?

No existe relación perfecta en la que se pueda coincidir en todos los aspectos, es necesario estar conscientes que hay diferencias en el carácter, la personalidad, los pensamientos, ideas y hasta la forma en que se reacciona a las situaciones que se viven en común.

¿Cuándo hay que ir a una terapia de pareja?

Los problemas de pareja son comunes y podemos aseverar que todas en algún momento los padecen, claro está, puede tratarse de situaciones simples de resolver o casos en los que se complica mucho más la sana convivencia.

Ahora bien, cómo saber cuándo es conveniente buscar ayuda de un especialista, para tratar de resolver conflictos de pareja que se escapan de las manos y que están deteriorando la vida en común. Lo primero es aceptar que están enfrentando un momento difícil y necesitan ayuda para solventarlo.

Los siguientes indicadores nos permiten descubrir ¿Cuándo hay que ir a una terapia de pareja?

  • Infidelidades.
  • Desconfianza.
  • Celos.
  • Enfermedades físicas y mentales.
  • Estrés laboral.
  • Dificultades económicas.
  • Distribución de responsabilidades y tareas del hogar.
  • Comunicación incongruente.
  • Intervención de terceros en decisiones de la pareja.
  • Falta de atención y dedicación a la pareja.
  • Entre otros.

Puede que un desacuerdo simple de resolver pueda complicarse por la misma reacción de la pareja que no sabe cómo afrontarlo, el psicólogo como especialista en terapia de pareja, está profesionalmente preparado para descubrir rápidamente si se trata de un caso complicado o, por el contrario, un caso que requiere de pocas intervenciones terapéuticas para resolverlo.

Cada vez que se presenta un problema y éste se resuelve positivamente, es un aprendizaje que va fortaleciendo la convivencia. En consecuencia, la terapia de pareja busca convertir cada debilidad en fortaleza.

Hombre y Mujer en Terapia de Pareja

La Terapia de Pareja

Como parte de una relación de pareja, muchas veces pensamos que los defectos o comportamientos errados los tiene la otra persona, se cree tener la verdad absoluta y se considera que se está actuando de forma correcta. Por ello, ante la propuesta de asistir a psicoterapia, es habitual que una de las partes se rehúse a hacerlo, sin embargo, es importante que la pareja asista junta para lograr mejores resultados.

La terapia de pareja tiene como finalidad analizar y aplicar tratamiento psicológico a los problemas surgidos en la relación, para minimizar los daños que éstos van ocasionando y que con el pasar del tiempo deterioran la vida en común, la cantidad de sesiones y el procedimiento dependerán de la complejidad del caso. Aplica igualmente cuando la separación de la pareja es inevitable, en cuyo caso, el psicoterapeuta enfoca su trabajo en brindar las herramientas necesarias para hacer de este proceso lo menos doloroso posible.

Las sesiones o reuniones se programan con la pareja en conjunto y otras por separado, para permitir que cada uno en un ambiente tranquilo pueda exponer sus ideas y forma de apreciar el conflicto. La terapia de pareja puede vincularse con la terapia de familia y terapia infantil, ya que muchas veces, los conflictos de los cónyuges afectan a todo el núcleo familiar.

Beneficios de la Terapia de Pareja

Son innumerables los aspectos positivos que encontrarás si tomas la decisión de asistir a este tipo de terapia, algunos son:

  • Se estimula la comunicación efectiva y el diálogo.
  • Se trabaja la empatía hacia lo que nuestra pareja siente y piensa.
  • Se trabaja en la valoración de los esfuerzos del otro.
  • Se fortalece el nivel de confianza y aceptación de la pareja.
  • Se crea conciencia en cuanto a la intervención de terceras personas en la relación, haciendo énfasis en que en las decisiones de la pareja no deben intervenir otros.
  • Se fomenta el respeto entre ambos, infidelidades, maltrato verbal o físico son acciones no permitidas en una relación sana.
  • Se crea conciencia sobre la importancia del tiempo dedicado a la pareja.
  • Se crean distribuciones equitativas en cuanto a los roles de cada parte y la distribución de trabajo dentro y fuera del hogar.

En síntesis, la terapia de pareja contribuye de manera positiva en una relación, brindando beneficios y fortaleciendo el vínculo, permite a la pareja tener una visión externa pero profesional sobre los conflictos que necesitan resolver, además de cuestionar las acciones que se consideran adecuadas pero que pueden estar afectando al otro.

Scroll al inicio
Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?